Home

Institucional

Actividades

Servicios

Embarazo y Lactancia

Bibliografía

Prensa

Publicaciones

Links

Contacto



La mujer creativa



por la Lic. Silvia Iurman

Psicóloga, analista con orientación junguiana, presidente de la Fundación de Ayuda de Bulimia, Anorexia, Mujer y Familia—FABAMFA-, directora de la Escuela de Formación en Mujer, y de la Escuela de Formación de Trastornos del Comportamiento Alimentario. creadora y directora de los talleres “La Mujer en la búsqueda de Sí-Misma”. Actualmente trabaja en dichos organismos y en su consultorio privado con mujeres y personas que padecen TCA.

Es sabido, casi masivamente, que el hombre de hoy se encuentra frente a un cambio de paradigma, entendiendo por paradigma un nuevo momento de realidad generalmente aceptado.

Hoy nos encontramos con un consenso general que estamos en un momento de crisis. Lo importante es este punto, es no alarmarse, debido a que la crisis, es un des-ordenamiento, una des-estructuración, para volver a estructurarse de una manera nueva, la imagen bien podría ser, que las cosas que llevamos en la mochila de nuestra vida, de pronto caen y creemos no saber porque, pero en medio de la búsqueda del motivo de esta des-estructuración, algunos rápidamente y otros lentamente, van eligiendo que cosas de las que han caído levantar, y seguir cargando en la mochila; quizás en el mismo lugar, quizás en otro. Y lo que no recogemos, allí quedará, y ya no la llevaremos.

Este es el proceso que vivimos en medio de las crisis. Naturalmente, si nos dieran a elegir, entre vivir un proceso de crisis o quedarnos en la comodidad actual, elegiremos quedarnos así, tememos al cambio, pero cuando entendemos que los cambios son anunciadores de algo nuevo, que nos constituye, y para lo cual nuestra naturaleza se fe preparando, nos abrimos al encuentro de lo desconocido.

Esta apertura no solo exige una apertura de conciencia sino de alma y cuerpo. Es abrirnos todo para el encuentro y comenzamos a caminar hacia lo profundo de nosotras mismas, suele ser un camino desconocido y tomar la llave de apertura del mismo, consiste en “darnos cuenta que llego el momento de hacer una revisión, en unos casos; un descubrimiento en otros. Y comenzamos el camino hacia lo hondo, debemos ir preparadas para sortear obstáculos, para enfrentar fantasmas y monstruos que nos persiguen desde pequeñas, que no conocemos sus rostros ni sus nombres, y llegar al fondo significará en algún  momento mirar de frente a esos seres y ponerles nombre y apellido.

Llegar al fondo duele, hace sangrar, lastima y suele acompañarnos el sentimiento de soledad, nadie nos entiende, nos ven “diferentes”, pero no es así, necesitamos estar solas para pensar y sentir sobre nosotras, no podemos ser interrumpidas, ni aconsejadas, ni ayudadas, el verdadero descubrimiento se encuentra a solas...acaso cuando nos enamoramos de alguien, es por consejo de otro?, por estar mirando para otro lado?, la Verdad siempre se nos presenta cuando solo estamos para ella.

Una vez que llegamos al fondo y nos acariciamos a nosotras mismas, curamos nuestras heridas, nos mimamos y perdonamos, saldremos a la superficie con una vestimenta distinta, mas transparentes, a nuestra medida, con rasgos de libertad, y este “nuevo estado” puede que signifique “ser distinta” para los otros, estar fuera del campo, al margen, pero nosotras tenemos la certeza que haremos un aporte original a nuestra cultura, fruto de haber conocido nuestro Proyecto Personal, que nos Realiza.

La lista de mujeres que han vivido este proceso no es corta, basta con mirar la historia del mundo y las encontraremos, “diferentes y valientes, luchadoras y pacíficas, salvajes y tiernas, madres e hijas” ninguna de ellas eran mujeres que estuvieran en la corriente común.

Esta separación de lo que la cultura nos impuso durante siglos, es lo que hizo, hace y hará a una mujer. “Ser Creativa”.

El centro de la vida creativa es el juego: Clarissa Pinkola Estés nos dice al respecto: “Si no hay juego no hay vida creativa. Si te sientas quietecita no hay vida creativa. Si solo hablas, piensas con discreción, no hay vida creativa”.Cuando una mujer ha vivido largos períodos de tiempo sin sus ciclos: Vida/Muerte/Vida y, sin satisfacer sus necesidades creativas, se  desmanda con la opresión a los demás (Si yo no vivo, tú tampoco), la promiscuidad, la comida basura, el fitness corporal, nueve de cada diez mujeres, es una mujer que sufre o ha sufrido de hambre espiritual en el pasado. Y cuidado! el hambre alcanza los atributos del alma, la creatividad, la conciencia sensorial entre otras atribuciones.

Ninguna mujer puede permitirse abandonarse para servir a otros porque de esa manera se aniquilará, jamás podrá crear y solo será una maquina que repetirá en serie, actividades que otros esperan. Si la mujer no se cuida no podrá cuidar jamás bien a quienes ama. Comienza a ponerse fría y distante y enfriará a quienes la rodeen, la oscuridad y la frialdad de la muerte serán sus expresiones.

Debemos regresar a nuestra vida en estado puro y amasarla, hacer un taller con ella, un trabajo de minería.

La mujer debe buscar el momento de alimentarse, de mimarse, para abrirse al mundo creativa y libre, para esto puede ayudarla la búsqueda sincera de un guía espiritual, un terapeuta del alma, medicinarse.

Siempre hay una puerta que marca la entrada al proceso de búsqueda, siempre hay una llave a mano que no queremos ver, pero está. Abrir la puerta es necesario, aun en el momento de mas dolor, de haber sido lastimadas, aun cuando nos han quitado lo que mas amamos, en la prisión mas húmeda y oscura, podemos encontrarnos  a nosotras mismas y sanarnos.

Las mujeres de hoy mueren de tristeza, ven pasar la vida de los “otros” como una novela , una dicha que a ellas no les pertenece, y no saben que para ser actrices de sus propias vidas primero tienen que ser las autoras, escribirla, buscando cada letra en el mundo subterráneo, allí donde mas nos duele, donde tenemos los recuerdos y vivencias mas preciados, allí donde tememos entrar por temor a re-encontrarnos con nuestra verdadera naturaleza y temer no saber que hacer con ella.

         Si no hay una búsqueda sincera del proyecto Personal que nos Realiza, no hay una mujer creativa; si la mujer se queda llorando lo que no pudo ser, es difícil que pueda “crear” algo para y por ella misma.









Sitio desarrollado por
web & gráfica