Home

Institucional

Actividades

Servicios

Embarazo y Lactancia

Bibliografía

Prensa

Publicaciones

Links

Contacto

 



Castigos y consecuencias



Algunas reflexiones


Nosotros creemos que cuando educamos a los niños, deberíamos hacerlo de acuerdo a las posibilidades que cada niño tiene de comprender acerca de las consecuencias de sus actos. Es muy importante que pueda aprender con confianza en si mismo y en sus padres y no sentirse amenazado por ellos.

Recuerden que la infancia no vuelve.

Entendemos que hay juegos propios de cada etapa evolutiva. Una de ellas es por ejemplo, enchastrar , mojar (tiene que ver con el control de esfínteres) y que a veces resultan muy molestos para los grandes.

Entonces,el adulto tiene que proporcionarle un entorno adecuado para esa actividad lúdica, de manera que no resulte ni molesta ni peligrosa para el o para los demas.

Explicarle, por ejemplo, que el piso del baño mojado es peligroso, porque se pueden resbalar y caer.

Cuando un niño rompe algo, o realiza algo que no esta bien, hay que ayudarlo a reparar, es decir, si ensucia, ayudarlo a limpiar.Si rompe algo, ayudarlo a arreglarlo. No dejar a mano de los niños objetos cuya perdida nos resulte irreparable.

Mostrarle que nada es irreparable. Si no, se melancoliza al niño.

Cuando los niños hacen algo que nos molesta, tenemos que pensar: si el juego es adecuado a la edad: tiene que ver con la elaboración de un momento evolutivo.

Si no lo es: entender que esta pasando con el que nos llama la atención de esa manera.

Dra. Marta Fatone de Velloso









Sitio desarrollado por
web & gráfica